EL ENIGMA DEL CUADRANTE ROJO – MATRIZ DE EISENHOWER

 …el frecuente pudor por reconocer que toda tarea profesional también busca lograr provechosos resultados de negocios a través de su gestión… (“The Business of Paradigms” – Joel Barker) 

 El habitual desarrollo de la tarea profesional generalmente busca satisfacer al menos dos íntimos propósitos ligados a su esencia. El primero de ellos, de perfil eminentemente práctico, vinculado con la mayor efectividad técnica (ET) posible por alcanzar durante cada intervención profesional. El segundo, es aquel que facilita la obtención de resultados provechosos (RP). El logro simultáneo de ambos objetivos (ET+RP) impactan la productividad de tarea profesional y con ello la gestión del propio negocio. El mismo que emerge de desarrollar productivamente la tarea profesional y que a modo de aporte rentable provee a su vez de sustentabilidad y vigencia a la misma. 

Por otro lado en lo cotidiano, el desempeño profesional a veces incurre en dos errores característicos que dificultan alcanzar los resultados de negocios esperables. El primero, tiene que ver con no identificar con claridad aquellos factores de entorno (permanentes o situacionales) que condicionan la productividad de la tarea profesional. El segundo, estaría más relacionado con no actuar sobre dichos factores condicionantes a través de iniciativas neutralizantes, efectivas y tempranas. Todo lo cual genera una sensación de atraso perpetuo en la realización de lo importante, hecho este que no para de sumar tareas claves dentro del “cuadrante rojo” en la matriz de Eisenhower. 

 La matriz Eisenhower es una poderosa herramienta de gestión de proyectos que orienta el proceso de priorización y planificación de tareas claves, permitiendo así liberar tiempo y esfuerzos invertidos en aquello que no contribuye significativamente a los objetivos propuestos. A su vez, tiene la finalidad de orientarnos a lo que realmente importa hacer, tal como lo señala la máxima repetida por nuestra alma máter (Dwight D. Eisenhower) “a lo principal lo máximo, a lo secundario lo necesario.” 

[The Eisenhower Matrix – Revista Forbes (EE.UU.) – (09/2020)] 

Como zona temida y otras veces inmovilizante, el error no estaría puesto en caer dentro del mencionado “cuadrante rojo”, sino en carecer de ideas atractivas para aprovechar las oportunidades que dicho cuadrante eventualmente otorga, mientras se habita dentro de él y haya tiempo para actuar. 

En escenarios estables, existen al menos 2 razones para deambular la gestión profesional con torpe presencia dentro del mencionado cuadrante rojo, y son bien conocidas: pereza personal e incompetencia profesional adquirida. En cambio, en tiempos de realidades VICA (El concepto V.I.C.A. tuvo su origen en el Colegio de Guerra del Ejército de EEUU para describir las condiciones que impuso la Guerra Fría al contexto mundial. Significa: Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo) aparece una tercera y atractiva opción, la de fluir “breve – rápida – eficazmente” la referida gestión profesional a través de dicho cuadrante, impactando en modo contundente y oportuno aquellos factores únicos del propio negocio que generen resultados altamente provechosos. Un símil del algoritmo: “primero y mejor”. 

Como ejemplo, tratemos de visualizar la gestión de tareas que componen un proyecto profesional que transcurre a la velocidad del cambio. Tipo escenario VICA, antes mencionado. 

En esas condiciones, todos sabemos con bastante certeza que analizar las tareas incluidas en el “corredor amarillo” no tiene demasiado atractivo si lo que estamos 3 

buscando es un impacto de productividad notable. En tal sentido, todo podría suscribir tan solo a rápidas reducciones y/o eventual eliminación de las mencionadas tareas que por allí transcurren. 

Respecto de las incluidas en el “cuadrante verde”, o sea las tareas importantes, que por haber sido gestionadas en (obvio) modo temprano tampoco presentarían sorprendentes ventajas competitivas ya que dispondrían del tiempo necesario para otorgar rentabilidades previsibles

En cambio, analizando lo que ocurriría en el “cuadrante rojo” veríamos transitar por allí las tareas verdaderamente importantes de la gestión profesional, las cuales bajo el influjo de las condiciones descritas se verían azotadas por los cambiantes e intempestivos vientos VICA que entre otras complejidades podrían sumar incertidumbre y ambigüedad a las urgencias que requieran su tratamiento. 

Vemos así que en tiempos VICA el valor estratégico de identificar (…y aun anticipar y prever) con agudeza lo que podría ocurrir en dicho “cuadrante rojo” facilitaría el logro de resultados muy provechosos en cada nueva intervención profesional. Y ello es así, porque es exclusivamente en ese lugar y momento donde podrían aparecer súbita e impredeciblemente condiciones singulares para desarrollar una tarea profesional situacionalmente innovativa. 

Por todo ello, lejos de ser un eventual lugar de amenaza y/o sumidero de ineficiencia, bajo las circunstancias mencionadas, el “cuadrante rojo” pasaría a ser una inesperada fuente de oportunidades estratégicas para obtener resultados de gestión ostensiblemente productivos durante el desarrollo de la tarea profesional. 

……………………………………………………………………………………… 

Ing. Antonio Melo – CABA / Enero de 2024 Coach y facilitador Agile. Scrum Master Certified. Ingeniero Químico (UBA) y Magister en Administración Estratégica (UCES). Perito Ingeniero Químico. Ex Profesor de las Universidades del Salvador y UP. Especialista en procesos de transformación cultural y organizativa. Es Director Comercial en CygnaU 

Noticias relacionadas: